Discover
Start a collection Search

matinmms

83 contributions 1 participating

contributions participating

Dicen que la tierra debe ser para el que la trabaja. Yo les daría toda la tierra que quieran pero, ¿en qué se la van a llevar? ¡Ah, no! Que las macetas se las traigan ellos.

¿Hay algo más triste, más desdichado, que ser perseguido? ¡Sí, ser alcanzado!

Antes de comenzar esta clase vamos a alejar todo tipo de deseo yo les voy a enseñar a disminuir y hasta anular por ejemplo el deseo sexual. ¡No, Maestro, no se preocupe!

Helechos… El-lecho… nunca me voy a olvidar lo que me dijo el Arnolfo en el lecho de muerte. Ay, ¿qué le dijo? “Vieja, traéme un sandwiche de mortadela…”

Ay, cuando salió el cirujano y me dice: “Señora, lo perdimos en la operación”. Ay, Clarita, qué momento… Por suerte lo encontraron enseguida. ¿Eh? Se había escapado del quirófano.

Ahora que cayó el muro de Berlín nosotros nos preguntamos ¿fue error de los burócratas? ¿error de la doctrina? Error del arquitecto.

¿Azucena? La conocí, pero nunca la traté Yo traté pero no pude

¿Qué le dijo la profesora? Que moviera el esternocleidomastoideo

Su favorita de usted, la duquesa Irina, Desde que usted partió está desesperada y ansiosa… ¿Quién te lo dijo? ¡El mariscal Plotkin, dos capitanes y seis tenientes!

Ese será mi fin. Yo saciaré el hambre de los lobos. ¿Lleva galletitas? ¡No, no, majestad! ¡No vaya al “lobocausto”! ¡Le van a hacer la “lobotomía”!

me empecé a sentir mal, cada día peor, una cosa horrible. No comía, no dormía… me sentía vacío por dentro. Eso es porque no comía… Tenía miedo de estar volviéndome loco, de ser un caso de asma, o doble personalidad o algo así. Pero el doctor Pérez Osorio me tranquilizó por completo. Doble personalidad, no, no, para nada. él no llegaba ni a una personalidad.

Díganos, señor Duval, ¿no lo asalta de vez en cuando la melancolía, la memoria de las cosas perdidas? Es que justamente lo que he perdido es la memoria.