Discover
Start a collection Search

jonypdp

192 contributions 1 participating

contributions participating

Mis deseos son órdenes para mí.

Amad al arte por sí y entonces todo lo demás se os dará por añadidura.

No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.

No hay libros morales ni inmorales. Los libros están bien escritos o no lo están.

No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciónes conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo.

Conciencia y cobardía son la misma cosa, solo que conciencia es el nombre comercial.

Cuando una persona hace una cosa soberanamente estúpida, siempre la hace por los más nobles motivos.

Pesimista es aquel que cuando puede escoger entre dos males, elige ambos

Puedo resistir todo, excepto la tentación.

¿Quieres amar? Recita las letanías del amor y las palabras crearán el deseo ardiente de donde se imagina el mundo que brotan.

Si una mujer se vuelve a casar al quedarse viuda, odiaba a su primer marido; si un hombre se casa por segunda vez, adoraba a su primera esposa.

El amor es un sacramento que debería recibirse de rodillas.