Descubrir
Comienza una colección Buscar

vanidad

Actualmente tenemos 3 colecciones para "vanidad"

Descubre las 4 publicaciones relacionadas con "vanidad"

"El que niega su propia vanidad suele poseerla en forma tan brutal, que debe cerrar los ojos si no quiere despreciarse a sí mismo" (Friedrich Wilhelm Nietzsche)

Salmos 39 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 39 La Biblia de las Américas (LBLA)

Vanidad de la vida

Para el director del coro, para Jedutún[a]. Salmo de David.


1 Yo dije: Guardaré mis caminos,
para no pecar con mi lengua;
guardaré mi boca como con mordaza,
mientras el impío esté en mi presencia.

2
Enmudecí y callé[b];
guardé silencio aun acerca de lo bueno,
y se agravó mi dolor[c].

3
Ardía mi corazón dentro de mí;
mientras meditaba, se encendió[d] el fuego;
entonces dije con mi lengua:

4
Señor, hazme saber mi fin,
y cuál es la medida de mis días,
para que yo sepa cuán efímero[e] soy.

5
He aquí, tú has hecho mis días muy breves[f],
y mi existencia es como nada delante de ti;
ciertamente todo hombre, aun en la plenitud de su vigor[g], es sólo un soplo[h]. (Selah[i])

6
Sí, como una sombra[j] anda el hombre;
ciertamente en vano se afana[k];
acumula riquezas, y no sabe quién las recogerá.

7
Y ahora, Señor, ¿qué espero?
En ti está mi esperanza.

8
Líbrame de todas mis transgresiones;
no me hagas la burla[l] de los necios.

9
Mudo me he quedado, no abro la boca,
porque tú eres el que ha obrado.

10
Quita de mí tu plaga;
por la dureza de tu mano estoy pereciendo[m].

11
Con castigos corriges al hombre por su iniquidad;
como la polilla, consumes lo que es más precioso para él;
ciertamente, todo hombre es sólo un soplo. (Selah)

12
Escucha mi oración, oh Señor, y presta oído a mi clamor;
no guardes silencio ante mis lágrimas;
porque extranjero soy junto a ti,
peregrino, como todos mis padres.

13
Aparta de mí tu mirada, para poder alegrarme,
antes de que me vaya de aquí[n], y ya no exista.


Footnotes:
a.Salmos 39:1 Véase 1 Crón. 16:41; Sal. 62 y 77
b.Salmos 39:2 Lit., Enmudecí con silencio
c.Salmos 39:2 O, pesar
d.Salmos 39:3 O, ardió
e.Salmos 39:4 O, frágil
f.Salmos 39:5 Lit., como palmos
g.Salmos 39:5 Lit., cuando está firme
h.Salmos 39:5 O, es completa vanidad
i.Salmos 39:5 Posiblemente, Pausa, Crescendo, o Interludio
j.Salmos 39:6 O, imagen
k.Salmos 39:6 O, se alborota
l.Salmos 39:8 O, el escarnio
m.Salmos 39:10 O, me estoy consumiendo
n.Salmos 39:13 I.e., antes de que muera

Hay gente que está más allá del bien y el mal. Son como son, y nada de lo que hagas hará que cambien. Acéptalo, querer cambiar la naturaleza de alguien también es un acto de vanidad. Y la vanidad no conduce a nada bueno.

Todos queremos ser reconocidos por nuestras buenas acciones, pero ¡cuidado! No confundas la justa necesidad de ser festejado por tus pares con la egolatría y la vanidad.