Descubrir
Comienza una colección Buscar

relacion

Actualmente tenemos 4 colecciones para "relacion"

Descubre las 21 publicaciones relacionadas con "relacion"

Terminamos, te odié y después de meses te perdoné...¿y ahora quieres regresar? No, gracias.

Tus detalles alimentan nuestra relación

Tus detalles alimentan nuestra relación .

Padre e Hijo

Padre e Hijo

C. LA PATERNIDAD POR UNA ÍNTIMA RELACION

El concepto y relación del padre y el hijo se usan en el Antiguo Testamento en muchas instancias para relacionar a Dios con Israel. De acuerdo a Éxodo 4:22, Moisés instruyó al Faraón:

«Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi primogénito.» Esto era más que ser meramente su Creador y era menos que decir que ellos eran regenerados,

pues no todo Israel tenía vida espiritual. Afirma una relación especial de cuidado divino y solicitud para con Israel similar a la de un padre hacia un hijo.

Prediciendo el favor especial sobre la casa de David, Dios reveló a David que su relación hacia

Salomón sería como de un padre hacia un hijo. El dijo a David: «Yo le seré a él padre, y él me será a mi hijo» (2 S.7:14).

En general, Dios declara que su cuidado como un Padre será sobre todos quienes confían en El como su Dios.

De acuerdo al Salmo 103:13, la declaración se hace: «Como el padre se compadece de sus hijos, se compadece Jehová de los que le temen.»

♥…Mielecita

Senor Jesucristo

Senor Jesucristo

D. EL PADRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

La revelación más importante y extensa con respecto a la paternidad de Dios se relaciona con la vinculación de la Primera Persona a la Segunda Persona. La Primera Persona se describe como

«el Dios y Padre de Nuestro Señor Jesucristo» (Ef. 1:3). La revelación teológica más comprensiva del Nuevo Testamento es que Dios el Padre, la Primera Persona, es el Padre del Señor Jesucristo, la Segunda Persona.

El hecho de que Jesucristo en el Nuevo Testamento se refiere frecuentemente como el Hijo de Dios, y que los atributos y obras de Dios le son constantemente asignados, constituye de una vez la prueba de la deidad de Jesucristo y la doctrina de la Trinidad como un todo,

con Cristo como la Segunda Persona en relación a la Primera Persona, como un hijo está relacionado a un padre. Los teólogos, desde el siglo l han luchado con una definición precisa de cómo Dios es el Padre de la Segunda Persona.

Obviamente los términos «padre» e «hijo» son usados de parte de Dios para describir la íntima relación de la Primera y Segunda Persona, sin cumplir necesariamente todos los aspectos que serían verdaderos en una relación humana de padre e hijo.

Esto es especialmente evidente en el hecho de que ambos -el Padre y el Hijo- son eternos. El error de Arrio en el siglo IV, que el Hijo fue el primero de todos los seres creados, fue denunciado por la Iglesia temprana como una herejía,

en vista del hecho de que la Segunda Persona es tan eterna como la Primera Persona. Algunos teólogos, mientras que afirmaban la preexistencia de la Segunda Persona,

han intentado empezar el papel de la Segunda Persona como un Hijo en algún tiempo en la creación, en la Encarnación, o en algún punto subsiguiente de especial reconocimiento hacia la Segunda Persona, como su bautismo, su muerte, su resurrección o su ascensión.

Todos estos puntos de vista, sin embargo, son falsos, ya que la Escritura parece indicar que la Segunda Persona ha sido un Hijo en relación a la Primera Persona desde toda la eternidad.

♥…Mielecita

La felicidad es un estado de ánimo y lo que sí se mantiene es la buena o mala relación que puedes tener contigo mismo, la que te satisface por lo que estás haciendo, procurando no empañar todo aquello que sería bueno modificar.

Todo lo que a mi me falta a ti te sobra, mi amor.

Si un hombre te dice que necesita espacio, déjalo fuera.

La distancia no arruina las relaciones.
Las dudas, sí.
Los celos, sí.
Lo que te imaginas, sí.
La desconfianza, también.

Nuestra relación nunca va a ser como los dos primeros meses. Supéralo, y déjate de reclamar con tus amigas.

Estar en una relación y compartir con el otro un amor fuerte no significa que el camino esté libre de obsáculos. Practica la paciencia para hacerte fuerte y perdonar las mezquindades y los roces que surgen en la convivencia del día a día.