Descubrir
Comienza una colección Buscar

hombre

Actualmente tenemos 8 colecciones para "hombre"

Descubre las 67 publicaciones relacionadas con "hombre"

El triunfo del verdadero hombre surge de las cenizas de su error.

"Un hombre sólo puede mirar a otro hacia abajo, cuando lo ayuda a levantarse."

Te importa demasiado amar a los otros o que te amaran a ti. Un hombre de conocimiento ama, eso es todo. Ama lo que se le antoja o a quien se le antoja, pero usa su desatino controlado para andar sin pena ni cuidado. Lo contrario de lo que tú haces ahora. Amar las personas y ser amado por ellos no es todo lo que se puede hacer como hombre.

a raíz de tanto hombre que se ha ido retrayendo y otros que se han atrevido ...

"a raíz de tanto hombre que se ha ido retrayendo y otros que se han atrevido a salir del closet, ha confluido en que la oferta femenina no puede estar más barata".

El hombre es un mendigo cuando piensa y un Dios cuando sueña

El hombre es un mendigo cuando piensa y un Dios cuando sueña.

El hombre es un mendigo cuando piensa y un Dios cuando sueña

El hombre es un mendigo cuando piensa y un Dios cuando sueña. (holderlin)

HISTORIA

HISTORIA
DEL SEÑOR
DE LOS MILAGROS
LA LEYENDA
DEL CRISTO
QUE CRECIÓ:
(1era parte)

Apenas si se vivía el albor del descubrimiento de América.

La espada y la violencia habían hecho su entrada triunfal en estas

tierras que olían a inocencia, a paz, a tranquilidad y a equilibrio ecológico y social.

La indiecita, con su vestido de saraza y el cabello al aire recordando una tribu que nunca se había doblegado, lavaba las ropas del rico a la orilla del río.

El río bajaba lleno de raudos, con fragores de rey poderoso, con agua transparente y con pureza de nacimiento.

La indiecita tenía el alma llena del Cristo que el misionero les había enseñado: tener su imagen,

rezarle todos los días, implantarlo en su choza porque ya lo tenía muy hundido en el corazón: era su único anhelo.

Escondidos en su regazo tenía los setenta reales que había recogido con ese trabajo humilde

y con esos setenta reales compraría una imagen de Cristo crucificado.

De su meditación la sacó el pisar fuerte de los guardias y el pisar angustiado del hombre que

llevaban a la cárcel porque en su pobreza no había alcanzado a pagar los setenta reales que debía.

El diálogo de la indígena con la autoridad fue corto porque la caridad no tiene distancias.

Con los setenta reales hizo realidad su sueño: devolvió la libertad ese otro Cristo pobre y detenido.

El hombre volvió a su choza y a su trabajo, y la indiecita siguió hundiendo las manos en las aguas cristalinas del Guadalajara.

Un día llega a sus manos un crucifijo: el corazón le late aún de la alegría de haber libertado aquel hombre

pero ahora se duplican los latidos porque por el río venía una diminuta imagen de Cristo.

La miró, lloró, la guardó en su regazo donde había tenido los setenta reales, lo sintió pesado.

Bailando y corriendo con paso ritual llegó a su choza y después sembró

el Cristo de las Aguas en la mitad de su dormitorio y luego durmió tranquila con sueños de cielo,

con sonrisas de Dios y con satisfacción del niño que asegura que se ha manejado bien...

Unos golpes la despiertan y escudriña la realidad a la luz de su choza. El Cristo había crecido…

♥…Mielecita

La grandeza del río se comprende en su desembocadura  no en su manantial

“La grandeza del río se comprende en su desembocadura, no en su manantial.
El secreto del Hombre, igualmente, no está en los estadios rebasados de su vida embrionaria, está en la naturaleza espiritual del alma".

Estoy convencido que al final siempre prevalecerá la verdad y el amor entre los hombres por sobre la violencia y la opresión.

"El hombre que agrede a mi mujer es un cobarde, porque no tiene las pelotas de enfrentarse a un hombre."

"El hombre que está muy ocupado rara vez cambia de opinión" (Friedrich Wilhelm Nietzsche)