Descubrir
Comienza una colección Buscar

Fuerzas para cada día

1 contribuyeron 6 participando

Ver más posteos

febsol

Publicado hace 1434 días - 0 estrellas

Premiar
¡Ya no ardo yo  mas arde Cristo en mí!

"¡Ya no ardo yo, mas arde Cristo en mí!"

¿Sabes cuál es el principio de la vela? En realidad lo que arde no es la vela, sino la cera. Y en las lámparas de aceite, el principio es el mismo: ¡Tiene que arder el aceite, no la mecha, pues sin aceite, la mecha desaparecería!
Muchas veces nos esforzamos demasiado, trabajamos demasiado duro y tratamos de hacerlo todo por nuestra cuenta, cuando lo que deberíamos hacer es dejar que el Señor arda, dejarlo fluir a El a través de nosotros, ¡dejarlo arder a El! Si ardemos nosotros, nos consumiremos muy pronto. ¡Pero si le permites a El que arda durarás mucho más! ¡Deja que el aceite, el Espíritu Santo, arda! ¡Ese es el secreto de la mecha!
¡La mecha debe sumergirse profundamente en el aceite! La mayor parte de la mecha está sumergida en el aceite, pero sólo una parte queda expuesta al aire, a la llama y la casa. ¡Es el aceite mayormente lo que arde, y casi nada de la mecha, muy poco, sino que el aceite fluye a través de una mecha que está sometida y sumergida profundamente en el aceite! ¡Es entonces que da una luz clara y brillante a toda la casa, con la belleza de Su perfección, en la santidad de Su luz! ¡Pues no ardo yo, mas arde Cristo en mí! ¡Y la vida que ahora vivo, la vivo mediante la fortaleza del Señor que vive en mí!

Comentar
Crea tu colección de placas