Descubrir
Comienza una colección Buscar

Piensa en grande

1 contribuyeron 18 participando

Ver más posteos

Alejandra17

Publicado hace 621 días - 1 estrella

Premiar
«Todo fue tan rápido como un parpadeo  tenía la costumbre de estar preparado ...

«Todo fue tan rápido como un parpadeo, tenía la costumbre de estar preparado para todas las pruebas que se cruzaban en mi camino, pero unas llegan más fuertes que otras ¿No?, suele decirse que unas nos derrumban por completo y no dejan nada de uno mismo, son cosas que cuando las sientes no se pueden explicar, de esas que llegan hasta lo más profundo de tu corazón.
ᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝ
ᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝᅝLlegan despacio sin dar aviso, cuando menos lo esperas ya esta atacandote, pero no puedes hacer nada más que llorar. Sólo tienes una oportunidad y esperas miles para seguir luchando. Tienes un segundo para hacer y decir todo eso que no has dicho ¿Qué esperas? ¿Por qué te ocultas? Ya no importa cada noche que lloraste por ese amor o esa complicación que te llevo a una guerra contra ti mismo, era hora de decir todo eso que tu alma sentía, era hora de que tus sentimientos salieran a la luz.
El por miedo solo se quedo callado, observando como todos pasaban al escenario y decían todo eso que siempre han querido decir, podía ver en los ojos de aquellos chicos toda la tranquilidad que tenían en ese instante, pero no se atrevía a dar un paso, tenía miedo, tenía miedo a pesar de todo, no había superado nada aún, tenía el alma desecha y el corazón peor. Sus ojeras se podían notar de tantas noche de desvelos, tenía la mirada caída de tanto llorar, aunque tenia un poco de esperanza dentro de él, tenia la mirada perdida.
Sólo se recostó observando el cielo, pensando en todo eso que pudo haber dicho aquella tarde, suspirando por no haber dicho nada, todos esas cicatrices no se irían, seguían con él. Sólo él sabia la razón de su silenció, sólo el sabia lo que su mente callaba, siguió recostado esperando aquel momento que no anhelaba, dio su última sonrisa al primer pensamiento que se le vino a la mente, murió. Murió y nadie supo lo que había causado ese hecho, mientras todos sabían de su existencia. Sólo una persona lo notaba, decidió escribirle, escribió la carta más larga que quizá escribiría en toda su vida, le dijo todo lo que nunca dijo, la lanzo en un globo para él, con todo el amor que le tenía, sin saber que sus palabras era lo que hubiera mantenido con vida a aquel chico, sus palabras hubieran mantenido la esperanza dentro de él.
Pasaron los años, y ella seguía recordándolo, desde esas pláticas en el colegio hasta la última mirada que tuvieron. Siguieron pasando los años, ella conoció a un chico que le devolvió la esperanza, la esperanza del amor. Una tarde, el mismo día que aquel chico murió, ella recibió una carta en un sobre pegado a su ventana, fue imposible no llorar en ese momento, era como si él le hablara sin estar, entendió que el tuvo que irse para que ella fuera feliz, justo como lo estaba siendo. En ese momento entendió el secreto del silencio.» ✾

Comentar
Crea tu colección de placas