Descubrir
Comienza una colección Buscar
un lugar donde puedes encontrar mucha poesia

Solo poemas

1 contribuyeron 3 participando + Info

un lugar donde puedes encontrar mucha poesia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 1 estrella

Premiar
JOTA

JOTA:

Esta ciudad no tiene importancia. Lluvia, sol a ratos, lluvia, frío. No soporto más esta porquería. Todo se gasta en cuatro años por la misma calle, siempre se deja algo en todas partes. Un brazo en una esquina, centímetros de suela en las aceras, todo, a cambio de nada. Mis trabajos, poeta, nada que se pasan a máquina. Tendré que robar una, porque ten¬go cositas qué decir. Mucha gripe, mucha. Un vacío terrible, no tengo deseos ni siquiera de morir. Imposible ir a Cali por ahora. Además las ciudades son todas iguales, apestan. Yo sugiero para mi gravedad, el mar.

Sí, es lo último. Allí, se llega. ¿Te gusta el mar? ¿Estar tendi¬do en la playa mirando en el cielo nubecillas que huyen al oeste? ¿Mirar el brillo de los negros, la boca como brea y un miembro pequeño gastado por la sal? ¿Redes grasientas se¬cando sus costillas entre dos palmeras viejas? ¿Cajas traídas en barcos esperando en el muelle polvoriento? ¿Mujeres de cuerpo duro quemadas por el sol que las define? ¿Cangrejos oscuros y ciegos caminando en contravía? ¿Turistas lolitas en short y 13 años? ¿La brisa queriendo llevarse los cabellos más allá, más allá, donde termina el mundo y comienza a acantilar? ¿Dejarse masturbar por una ola hembra o macho, pero ola? ¿Mirar alejarse las gaviotas y un poco de ron en la ventana? Sí, quiero mar para nosotros, dioses podridos de ciudad. Estoy reventado esta tarde. Te quiero,

Dario Lemos

Comentar
Crea tu colección de placas

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
ÚLTIMO POEMA DE DARIOLEMOS

ÚLTIMO POEMA DE DARIOLEMOS

ahora que puedo no sólo mirar sino “ver” desde mi cama
las aguas de un mar sin sal y sin ahogados;
ahora que puedo guardar esas montañas en el bolsillo
donde guardaba los cigarrillos amargos;
ahora que ya casi viajo donde el animal tiene que viajar,
voy a mirarlo todo con sonrisa de armonía sangrante,
voy a ponerme nuevamente la pierna derecha,
voy a poner un serrucho en cada encía
y voy a “vivir” hasta que muera.
y posiblemente amaré las mañanas
y nuevamente algùn crepúsculo peinará mis cejas.
¿crees alma mía que este cuerpo fatigado y rebelde,
medio cuerpo que antes fuera armónico,
quiera soportar más esta tierra deslucida y cruel?
¿o mi cuerpo agrietado permanecerá eterna tea?
¿llegarán los vientos como las argollas
que llegaban a mi niñez de pececito sabio
a refrescar los latigazos de bambulina
con que mis padres y sacerdotes españoles
castigaban mi manera de mirar azul?

Dario Lemos

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
todo lo mismo

todo lo mismo. el naranjal, la fuente
regando su canción bajo los pinos,
la misma sutileza del ambiente
y los mismos campesinos.
el corredor perdido entre las hojas
anchas y verdes de la enredadera
donde dejaba el viento sus congojas
cuando se iba a morir la primavera.
y la misma ventana desteñida
donde asomaba su perfil divino
casi todas las tardes de la vida
a mirar la serpiente del camino.
por eso todo es triste. de la cumbre
baja un rondel de música salvaje,
el viento que inundó de pesadumbre
la agreste soledad de los paísajes.

Dario Lemos

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
todo lo mismo

todo lo mismo. el naranjal, la fuente
regando su canción bajo los pinos,
la misma sutileza del ambiente
y los mismos campesinos.
el corredor perdido entre las hojas
anchas y verdes de la enredadera
donde dejaba el viento sus congojas
cuando se iba a morir la primavera.
y la misma ventana desteñida
donde asomaba su perfil divino
casi todas las tardes de la vida
a mirar la serpiente del camino.
por eso todo es triste. de la cumbre
baja un rondel de música salvaje,
el viento que inundó de pesadumbre
la agreste soledad de los paísajes.

Dario Lemos

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
YO SOY DARIO LEMOS

YO SOY DARIO LEMOS

Yo soy de nombre y apellido dariolemos. Todo el mundo cree que dice una gran verdad cuando declara que existe. Yo digo para contrariar la verdad que yo no existo. Mido 1,76 en verano y 1,78 en invierno. Soy la dimensión de las estaciones. A veces, cuando no tengo que pensar, mido por kilómetros la angustia y la inutilidad de vivir.
Visto simplemente, sin exageraciones, con un formidable desdén por la moda. Tengo chaqueta de aviador que nunca estuvo en la guerra.
Vivo de la poesía, o mejor, la poesía vive de mi. Nunca tengo dinero, ni me interesa. Tengo en cambio abundantes amigos que pagan por mí en tributo a mi genio y a la amistad que les concedo por minutos, pues nadie es digno de mi compañía.
Las mujeres se derriten de deseos bajo este sol tropical, porque yo cobro las miradas y los besos a precios muy altos y generalmente en dólares.
¿Qué más puedo decir de un poeta excepcional como yo?
Bailo rock and roll cuando la marihuana relaja mis músculos... De noche, cuando la ciudad duerme, me provoca asaltar a los ciudadanos, abofetearlos y gritarles que van a morir que desocupen la soledad, esos dominios de la poesía en los que me paseo como un emperador.
En síntesis, soy un poeta sin antecedentes, y no dejaré sucesores. Conmigo nace y muere la poesía. No diré otras cosas porque no duermo esta noche.
¡Ah, se me olvidaba decir que no amo a nadie, y nada me interesa!

Dario Lemos

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
VOLVER

VOLVER
Volver a una patria lejana,
volver a una patria olvidada,
oscuramente deformada
por el destierro en esta tierra.
¡Salir del aire que me encierra!
y anclar otra vez en la nada.
La noche es mi madre y mi hermana,
la nada es mi patria lejana,
la nada llena de silencio,
la nada llena de vacío,
la nada sin tiempo ni frío,
la nada en que no pasa nada.

Xavier Villaurrutia

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
CUANDO LA TARDE

CUANDO LA TARDE...

Cuando la tarde cierra sus ventanas remotas,
sus puertas invisibles,
para que el polvo, el humo, la ceniza,
impalpables, oscuros,
lentos como el trabajo de la muerte
en el cuerpo del niño,
vayan creciendo;
cuando la tarde, al fin, ha recogido
el último destello de luz, la última nube,
el reflejo olvidado y el ruido interrumpido,
la noche surge silenciosamente
de ranuras secretas,
de rincones ocultos,
de bocas entreabiertas,
de ojos insomnes.

La noche surge con el humo denso
del cigarrillo y de la chimenea.
La noche surge envuelta en su manto de polvo.
El polvo asciende, lento.
Y de un cielo impasible,
cada vez más cercano y más compacto,
llueve ceniza.

Cuando la noche de humo, de polvo y de ceniza
envuelve la ciudad, los hombres quedan
suspensos un instante,
porque ha nacido en ellos, con la noche, el deseo.

Xavier Villaurrutia

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 1 estrella

Premiar
INVENTAR LA VERDAD

INVENTAR LA VERDAD
Pongo el oído atento al pecho,
como, en la orilla, el caracol al mar.
Oigo mi corazón latir sangrando
y siempre y nunca igual.
Sé por quién late así, pero no puedo
decir por qué será.
Si empezara a decirlo con fantasmas
de palabras y engaños, al azar,
llegaría, temblando de sorpresa,
a inventar la verdad:
¡Cuando fingí quererte, no sabía
que te quería ya!

Xavier Villaurrutia

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
NUESTRO AMOR

NUESTRO AMOR
Si nuestro amor no fuera,
al tiempo que un secreto,
un tormento, una duda,
una interrogación;
si no fuera una larga
espera interminable,
un vacío en el pecho
donde el corazón llama
como un puño cerrado
a una puerta impasible;
si nuestro amor no fuera
el sueño doloroso
en que vives sin mí,
dentro de mí, una vida
que me llena de espanto;
si no fuera un desvelo,
un grito iluminado
en la noche profunda;
si nuestro amor no fuera
como un hilo tendido
en que vamos los dos
sin red sobre el vacío;
si tus palabras fueran
sólo palabras para
nombrar con ellas cosas
tuyas, no más, y mías;
si no resucitaran
si no evocaran trágicas
distancias y rencores
traspuestos, olvidados;
si tu mirada fuera
siempre la que un instante
-¡pero un instante eterno!-
es tu más honda entrega;
si tus besos no fueran
sino para mis labios
trémulos y sumisos;
si tu lenta saliva
no fundiera en mi boca
su sabor infinito;
si juntos nuestros labios
desnudos como cuerpos,
y nuestros cuerpos juntos
como labios desnudos
no formaran un cuerpo
y una respiración,
¡no fuera amor el nuestro,
no fuera nuestro amor!


Xavier Villaurrutia

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
DESEO

DESEO
Amarte con un fuego duro y frío.
Amarte sin palabras, sin pausas ni silencios.
Amarte sólo cada vez que quieras,
y sólo con la muda presencia de mis actos.
Amarte a flor de boca y mientras la mentira
no se distinga en ti de la ternura.
Amarte cuando finges toda la indiferencia
que tu abandono niega, que funde tu calor.
Amarte cada vez que tu piel y tu boca
busquen mi piel dormida y mi boca despierta.
Amarte por la soledad, si en ella me dejas.
Amarte por la ira en que mi razón enciendes.
Y, más que por el goce y el delirio,
amarte por la angustia y por la duda.

Xavier Villaurrutia

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
AMOR CONDUSSE NOI AD UNA MORTE

AMOR CONDUSSE NOI AD UNA MORTE

Amar es una angustia, una pregunta,
una suspensa y luminosa duda;
es un querer saber todo lo tuyo
y a la vez un temor de al fin saberlo.
Amar es reconstruir, cuando te alejas,
tus pasos, tus silencios, tus palabras,
y pretender seguir tu pensamiento
cuando a mi lado, al fin inmóvil, callas.
Amar es una cólera secreta,
una helada y diabólica soberbia.
Amar es no dormir cuando en mi lecho
sueñas entre mis brazos que te ciñen,
y odiar el sueño en que, bajo tu frente,
acaso en otros brazos te abandonas.
Amar es escuchar sobre tu pecho,
hasta colmar la oreja codiciosa,
el rumor de tu sangre y la marea
de tu respiración acompasada.
Amar es absorber tu joven savia
y juntar nuestras bocas en un cauce
hasta que de la brisa de tu aliento
se impregnen para siempre mis entrañas.
Amar es una envidia verde y muda,
una sutil y lúcida avaricia.
Amar es provocar el dulce instante
en que tu piel busca mi piel despierta;
saciar a un tiempo la avidez nocturna
y morir otra vez la misma muerte
provisional, desgarradora, oscura.
Amar es una sed, la de la llaga
que arde sin consumirse ni cerrarse,
y el hambre de una boca atormentada
que pide más y más y no se sacia.
Amar es una insólita lujuria
y una gula voraz, siempre desierta.
Pero amar es también cerrar los ojos,
dejar que el sueño invada nuestro cuerpo
como un río de olvido y de tinieblas,
y navegar sin rumbo, a la deriva:
porque amar es, al fin, una indolencia.

Xavier Villaurrutia

Comentar

dianafer9999

Publicado hace 2119 días - 0 estrellas

Premiar
SONETO DE LA GRANADA

SONETO DE LA GRANADA

Es mi amor como el oscuro
panal de sombra encarnada
que la hermética granada
labra en su cóncavo muro.

Silenciosamente apuro
mi sed, mi sed no saciada,
y la guardo congelada
para un alivio futuro.

Xavier Villaurrutia

Acaso una boca ajena
a mi secreto dolor
encuentre mi sangre, plena,

y mi carne dura y fría,
y en mi acre y dulce sabor
sacie su sed con la mía.

Comentar