Descubrir
Comienza una colección Buscar
Un compilado de anécdotas en la historia del atletismo

Historia del Atletismo

1 contribuyeron 1 participando + Info

Un compilado de anécdotas en la historia del atletismo

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

EstupidoYSensualFlanders

Publicado hace 511 días - 0 estrellas

Premiar
En los JJ OO de San Luis 1904  Fred Lorz llegó primero en la prueba de marató...

En los JJ,OO de San Luis 1904, Fred Lorz llegó primero en la prueba de maratón con un tiempo increíble, más tarde se descubrió que hizo parte del recorrido en coche

Comentar
Crea tu colección de placas

EstupidoYSensualFlanders

Publicado hace 511 días - 0 estrellas

Premiar
Roberta Gibb

Roberta Louise Gibb nació el 2 de noviembre de 1942 en Cambridge, Massachussets, y es conocida por ser la primera mujer en haber corrido los 42 kilómetros con 195 metros del maratón de Boston, echando por tierra los frecuentes prejuicios y conceptos erróneos acerca de las capacidades atléticas de las mujeres.

Roberta solía correr aficionadamente, sólo por placer. En 1965, vio desde fuera la Boston Marathon, y quedó fascinada con el evento. Se casó con un marino de la Armada estadounidense, y se mudaron a las afueras de San Diego, en California. Allí comenzó a incrementar sus volúmenes de entrenamiento, corriendo siempre en soledad, por la costa, o por el desierto. Cuando a principios de 1966 escribió a la Boston Athletic Association para solicitar su formulario de inscripción para el maratón de ese año, le contestaron que no podían aceptarla. Por aquel entonces se creía que las mujeres no estaban capacitadas para correr esas distancias, y por lo tanto no se les permitió hacerlo en virtud de la normativa de la Unión Atlética Americana, que limitaba al sexo femenino a competencias iguales o menores a 1,5 millas (2,4 km).

Comentar

EstupidoYSensualFlanders

Publicado hace 547 días - 0 estrellas

Premiar
En 1977  once años después de asesinar a Martin Luther King  James Earl Ray l...

En 1977, once años después de asesinar a Martin Luther King, James Earl Ray logró escapar de la cárcel de Brushy Mountain State, en Tennesse, aunque no llegó muy lejos en su intento de huida: las montañas lo detuvieron. Las inclemencias del tiempo, el brutal desnivel de la zona y la frondosa vegetación hicieron que el fugado se desorientara y que, en los tres días que tardaron en encontrarlo, desnutrido y con síntomas de hipotermia, solo lograra avanzar 14 kilómetros. Cuando descubrió la noticia un sádico corredor de fondo de la zona, de nombre Gary Cantrell, pensó: “¿y qué pasa si hago una carrera de 100 millas (160 kilómetros) ahí?”. Dicho y hecho: Cantrell fundó la Barkley Marathon, una carrera de ultrafondo y orientación que, desde su estreno en 1986, solo han logrado finalizar 16 personas. A la dureza del recorrido, una concatenación de durísimas rampas de barro flanqueadas por zarzas puntiagudas, se suma el nulo marcaje de la travesía: ha de ser el propio corredor el que encuentre el camino correcto, señalado únicamente por los puntos de control de paso obligatorio. Éstos son, además, bien curiosos: no hay en ellos personal que registre el paso de los atletas, sino libros. Cuando un competidor llega a uno de estos controles, ha de arrancar del libro la página que coincide con su número de dorsal, y solo mostrando todas las páginas de todos los controles puede dar el corredor por concluida su odisea. Por si lanzarse a esa orgía de frío, barro y espinas no fuera suficiente, la propia inscripción a la competición resulta, de por sí, una aventura. Los participantes deben enviar una carta de motivación a Cantrell, que, por supuesto, no tiene ni web ni email a la vista, y que éste dé el visto bueno, cosa que rara vez sucede o sucede cuando queda poco tiempo para la celebración de la prueba

Comentar

EstupidoYSensualFlanders

Publicado hace 548 días - 0 estrellas

Premiar
Desde 1957  tres años antes de los Juegos de Roma  Bikila venía utilizando en...

Desde 1957, tres años antes de los Juegos de Roma, Bikila venía utilizando en sus entrenos unas zapatillas de origen japonés, las Onitsuka Tiger. Tras ser el modelo fetiche del etíope hasta su trágica retirada por un accidente de tráfico, otra estrella decidió calzar las mismas deportivas para patear, en vez de asfalto, caras: Bruce Lee las usó, junto con su mítico mono amarillo y negro, en Game of death, la última película que protagonizó antes de morir. En 2003, 31 años después, Tarantino decidió homenajear al maestro de las artes marciales poniendo de nuevo el modelo en unos pies y en muchos, muchos, traseros: Uma Thurman, en su mítica batalla contra los 88 Maniacos en Kill Bill, vestía los mismos colores que Lee y, cómo no, el mismo calzado. De instrumento para volar a máquina de matar en 50 años.

Comentar

EstupidoYSensualFlanders

Publicado hace 548 días - 0 estrellas

Premiar
Los Juegos Olímpicos de Roma de 1960 supusieron un antes y un después en la h...

Los Juegos Olímpicos de Roma de 1960 supusieron un antes y un después en la historia del atletismo por la irrupción de los africanos como principal potencia en las carreras de fondo. El culpable fue el mítico Abebe Bikila. El etíope, miembro de la Guardia Real del Emperador Haile Selassie, llegó a los Juegos de Roma por una curiosa jugada del destino: Wami Biratu, el corredor que debía representar a Etiopía en el maratón, fue baja en el último momento, por lo que Bikila, in extremis, tuvo que ocupar su lugar. Para sorpresa de todos, no solo ganó la prueba batiendo la plusmarca mundial sino que, además, forjó su leyenda haciéndolo de una forma insólita, corriendo descalzo. Aunque fue esta gesta la que hizo leyenda, lo cierto es que Bikila no tenía intención de lanzarse al duro empedrado romano sin zapatillas: Adidas, sponsor de la prueba, tenía unas deportivas preparadas para él pero, al ser incluido en la listas de los juegos por sorpresa, no tuvo oportunidad de rodarlas lo suficiente y descubrió que le molestaban en las ampollas que ya acarreaba. ¿La solución? Puesto que en los entrenamientos había demostrado apañárselas de sobra corriendo descalzo sobre el altiplano etíope, y aprovechando las durezas de sus pies, prefirió salir sin calzado antes de hacerlo con uno que no era el que mejor le iba. Cuando le tocó repetir en los siguientes Juegos, en Tokio 64, corrió con zapatillas. Obviamente, también ganó.

Comentar