Descubrir
Comienza una colección Buscar
Prayers, Poems, writings about how to motivated your self in to have the power to lift up your self steem, to accept that you are a very special person and noone can be like you that what makes you special..

Live your life the best you can and learn from your mistakes so you wont do them again..

Para aumentar el Amor asia tu persona..
temas de Dios Cuentos Poemas espero disfruten de estos temas.

No olvidemos de darle gracias a Dios por su Bondad y Por Nuestras vidas es el mejor regalo de nuestro Creador.



Honey..

Temas De Motivacion

2 contribuyeron 6 participando + Info

Prayers, Poems, writings about how to motivated your self in to have the power to lift up your self steem, to accept that you are a very special person and noone can be like you that what makes you special.. Live your life the best you can and learn from your mistakes so you wont do them again.. Para aumentar el Amor asia tu persona.. temas de Dios Cuentos Poemas espero disfruten de estos temas. No olvidemos de darle gracias a Dios por su Bondad y Por Nuestras vidas es el mejor regalo de nuestro Creador. Honey..

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Temas De Motivacion > cielo

honeybeeonejuniemart

Publicado hace 2150 días - 0 estrellas

Premiar
HISTORIA

HISTORIA
DEL SEÑOR
DE LOS MILAGROS
LA LEYENDA
DEL CRISTO
QUE CRECIÓ:
(1era parte)

Apenas si se vivía el albor del descubrimiento de América.

La espada y la violencia habían hecho su entrada triunfal en estas

tierras que olían a inocencia, a paz, a tranquilidad y a equilibrio ecológico y social.

La indiecita, con su vestido de saraza y el cabello al aire recordando una tribu que nunca se había doblegado, lavaba las ropas del rico a la orilla del río.

El río bajaba lleno de raudos, con fragores de rey poderoso, con agua transparente y con pureza de nacimiento.

La indiecita tenía el alma llena del Cristo que el misionero les había enseñado: tener su imagen,

rezarle todos los días, implantarlo en su choza porque ya lo tenía muy hundido en el corazón: era su único anhelo.

Escondidos en su regazo tenía los setenta reales que había recogido con ese trabajo humilde

y con esos setenta reales compraría una imagen de Cristo crucificado.

De su meditación la sacó el pisar fuerte de los guardias y el pisar angustiado del hombre que

llevaban a la cárcel porque en su pobreza no había alcanzado a pagar los setenta reales que debía.

El diálogo de la indígena con la autoridad fue corto porque la caridad no tiene distancias.

Con los setenta reales hizo realidad su sueño: devolvió la libertad ese otro Cristo pobre y detenido.

El hombre volvió a su choza y a su trabajo, y la indiecita siguió hundiendo las manos en las aguas cristalinas del Guadalajara.

Un día llega a sus manos un crucifijo: el corazón le late aún de la alegría de haber libertado aquel hombre

pero ahora se duplican los latidos porque por el río venía una diminuta imagen de Cristo.

La miró, lloró, la guardó en su regazo donde había tenido los setenta reales, lo sintió pesado.

Bailando y corriendo con paso ritual llegó a su choza y después sembró

el Cristo de las Aguas en la mitad de su dormitorio y luego durmió tranquila con sueños de cielo,

con sonrisas de Dios y con satisfacción del niño que asegura que se ha manejado bien...

Unos golpes la despiertan y escudriña la realidad a la luz de su choza. El Cristo había crecido…

♥…Mielecita

hombre niño cielo alma dios

Comentar