Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > vanidad

mariaeudes

Publicado hace 1853 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 39 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 39 La Biblia de las Américas (LBLA)

Vanidad de la vida

Para el director del coro, para Jedutún[a]. Salmo de David.


1 Yo dije: Guardaré mis caminos,
para no pecar con mi lengua;
guardaré mi boca como con mordaza,
mientras el impío esté en mi presencia.

2
Enmudecí y callé[b];
guardé silencio aun acerca de lo bueno,
y se agravó mi dolor[c].

3
Ardía mi corazón dentro de mí;
mientras meditaba, se encendió[d] el fuego;
entonces dije con mi lengua:

4
Señor, hazme saber mi fin,
y cuál es la medida de mis días,
para que yo sepa cuán efímero[e] soy.

5
He aquí, tú has hecho mis días muy breves[f],
y mi existencia es como nada delante de ti;
ciertamente todo hombre, aun en la plenitud de su vigor[g], es sólo un soplo[h]. (Selah[i])

6
Sí, como una sombra[j] anda el hombre;
ciertamente en vano se afana[k];
acumula riquezas, y no sabe quién las recogerá.

7
Y ahora, Señor, ¿qué espero?
En ti está mi esperanza.

8
Líbrame de todas mis transgresiones;
no me hagas la burla[l] de los necios.

9
Mudo me he quedado, no abro la boca,
porque tú eres el que ha obrado.

10
Quita de mí tu plaga;
por la dureza de tu mano estoy pereciendo[m].

11
Con castigos corriges al hombre por su iniquidad;
como la polilla, consumes lo que es más precioso para él;
ciertamente, todo hombre es sólo un soplo. (Selah)

12
Escucha mi oración, oh Señor, y presta oído a mi clamor;
no guardes silencio ante mis lágrimas;
porque extranjero soy junto a ti,
peregrino, como todos mis padres.

13
Aparta de mí tu mirada, para poder alegrarme,
antes de que me vaya de aquí[n], y ya no exista.


Footnotes:
a.Salmos 39:1 Véase 1 Crón. 16:41; Sal. 62 y 77
b.Salmos 39:2 Lit., Enmudecí con silencio
c.Salmos 39:2 O, pesar
d.Salmos 39:3 O, ardió
e.Salmos 39:4 O, frágil
f.Salmos 39:5 Lit., como palmos
g.Salmos 39:5 Lit., cuando está firme
h.Salmos 39:5 O, es completa vanidad
i.Salmos 39:5 Posiblemente, Pausa, Crescendo, o Interludio
j.Salmos 39:6 O, imagen
k.Salmos 39:6 O, se alborota
l.Salmos 39:8 O, el escarnio
m.Salmos 39:10 O, me estoy consumiendo
n.Salmos 39:13 I.e., antes de que muera