Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > regocijará

mariaeudes

Publicado hace 1793 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 21 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 21 La Biblia de las Américas (LBLA)

Alabanza por la liberación

Para el director del coro. Salmo de David.


1 Oh Señor, en tu fortaleza se alegrará el rey,
¡y cuánto se regocijará en tu salvación[a]!

2
Tú le has dado el deseo de su corazón,
y no le has negado[b] la petición de sus labios. (Selah[c])

3
Porque le sales al encuentro con bendiciones de bien;
corona de oro fino colocas en su cabeza.

4
Vida te pidió y tú se la diste,
largura de días eternamente y para siempre.

5
Grande es su gloria por[d] tu salvación[e],
esplendor y majestad has puesto sobre él.

6
Pues le haces bienaventurado[f] para siempre;
con tu presencia le deleitas con alegría.

7
Porque el rey confía en el Señor,
y por[g] la misericordia del Altísimo no será conmovido.

8
Hallará tu mano a todos tus enemigos;
tu diestra hallará a aquellos que te odian.

9
Los harás como horno de fuego en el tiempo de tu enojo[h];
el Señor en su ira los devorará,
y fuego los consumirá.

10
Su descendencia[i] destruirás de la faz de la tierra,
y sus descendientes[j] de entre los hijos de los hombres.

11
Aunque intentaron[k] el mal contra ti,
y fraguaron una conspiración,
no prevalecerán,

12
pues tú los pondrás en fuga[l],
apuntarás a sus rostros con tu arco[m].

13
Engrandécete, oh Señor, en tu poder;
cantaremos y alabaremos tu poderío.


Footnotes:
a.Salmos 21:1 O, victoria
b.Salmos 21:2 O, retenido
c.Salmos 21:2 Posiblemente, Pausa, Crescendo, o Interludio
d.Salmos 21:5 O, mediante
e.Salmos 21:5 O, victoria
f.Salmos 21:6 Lit., bendiciones
g.Salmos 21:7 O, mediante
h.Salmos 21:9 Lit., presencia
i.Salmos 21:10 Lit., fruto
j.Salmos 21:10 Lit., su simiente
k.Salmos 21:11 Lit., extendieron
l.Salmos 21:12 Lit., les harás volver la espalda
m.Salmos 21:12 Lit., con las cuerdas de tu arco

Crea tu colección de placas

mariaeudes

Publicado hace 1794 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 13 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 13 La Biblia de las Américas (LBLA)

Plegaria de un afligido

Para el director del coro. Salmo de David.


1 ¿Hasta cuándo, oh Señor? ¿Me olvidarás para siempre?
¿Hasta cuándo esconderás de mí tu rostro?

2
¿Hasta cuándo he de tomar consejo en mi alma,
teniendo pesar en mi corazón todo el día?
¿Hasta cuándo mi enemigo se enaltecerá sobre mí?

3
Considera y respóndeme, oh Señor, Dios mío;
ilumina mis ojos, no sea que duerma el sueño de la muerte;

4
no sea que mi enemigo diga: Lo he vencido;
y mis adversarios se regocijen cuando yo sea sacudido.

5
Mas yo en tu misericordia he confiado;
mi corazón se regocijará en tu salvación.

6
Cantaré al Señor,
porque me ha colmado de bienes.