Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > pueblos

mariaeudes

Publicado hace 1854 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 2 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 2 La Biblia de las Américas (LBLA)

El reino del Ungido del Señor


1 ¿Por qué se sublevan las naciones[a],
y los pueblos traman cosas vanas?

2
Se levantan los reyes de la tierra,
y los gobernantes traman unidos
contra el Señor y contra su Ungido[b], diciendo:

3
¡Rompamos sus cadenas[c]
y echemos de nosotros sus cuerdas!

4
El que se sienta como Rey en los cielos se ríe,
el Señor se burla de ellos.

5
Luego les hablará en su ira,
y en su furor los aterrará, diciendo:

6
Pero yo mismo he consagrado[d] a mi Rey
sobre Sion, mi santo monte.

7
Ciertamente anunciaré el decreto del Señor
que me dijo[e]: “Mi Hijo eres tú,
yo te he engendrado hoy.

8
“Pídeme, y te daré las naciones[f] como herencia tuya,
y como posesión tuya los confines de la tierra.

9
“Tú los quebrantarás[g] con vara[h] de hierro;
los desmenuzarás como vaso de alfarero.”

10
Adorad[j] al Señor con reverencia[k],
Ahora pues, oh reyes, mostrad discernimiento;
recibid amonestación, oh jueces[i] de la tierra.

11
y alegraos con temblor.

12
Honrad[l] al Hijo para que no se enoje y perezcáis en el camino,
pues puede inflamarse de repente su ira.
¡Cuán bienaventurados son todos los que en El se refugian!


Footnotes:
a.Salmos 2:1 O, los gentiles
b.Salmos 2:2 O, Mesías
c.Salmos 2:3 O, ligaduras, o, coyundas
d.Salmos 2:6 O, instalado
e.Salmos 2:7 O, el decreto: el Señor me dijo
f.Salmos 2:8 O, los gentiles
g.Salmos 2:9 Otra posible lectura es: los regirás, o, los gobernarás
h.Salmos 2:9 O, cetro
i.Salmos 2:10 O, gobernantes
j.Salmos 2:11 O, Servid
k.Salmos 2:11 O, temor
l.Salmos 2:12 Lit., Besad

Tierra cielos pueblos

Comentar