Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > protección

mariaeudes

Publicado hace 1796 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 17 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 17 La Biblia de las Américas (LBLA)

Oración pidiendo protección

Oración de David.


1 Oye, oh Señor, una causa justa; atiende a mi clamor;
presta oído a mi oración, que no es de labios engañosos.

2
Que mi vindicación[a] venga de tu presencia;
que tus ojos vean con rectitud[b].

3
Tú has probado mi corazón,
me has visitado de noche;
me has puesto a prueba y nada hallaste;
he resuelto[c] que mi boca no peque[d].

4
En cuanto a las obras de los hombres, por la palabra de tus labios
yo me he guardado de las sendas de los violentos.

5
Mis pasos se han mantenido firmes en tus senderos[e].
No han resbalado mis pies.

6
Yo te he invocado, oh Dios, porque tú me responderás;
inclina a mí tu oído, escucha mi palabra.

7
Muestra maravillosamente tu misericordia,
tú que salvas a[f] los que se refugian a tu diestra
huyendo de los que[g] se levantan contra ellos.

8
Guárdame como a la niña de tus ojos[h];
escóndeme a la sombra de tus alas

9
de los impíos que me despojan,
de mis enemigos mortales que me rodean.

10
Han cerrado su insensible[i] corazón;
hablan arrogantemente con su boca.

11
Ahora nos han cercado en nuestros pasos;
fijan sus ojos para echarnos por tierra,

12
como león que ansía despedazar,
como leoncillo que acecha en los escondrijos.

13
Levántate, Señor, sal a su encuentro, derríbalo;
con tu espada libra mi alma del impío,

14
de los hombres, con tu mano, oh Señor,
de los hombres del mundo, cuya porción está en esta vida[j],
y cuyo vientre llenas de tu tesoro;
se llenan[k] de hijos,
y dejan lo que les sobra a sus pequeños.

15
En cuanto a mí, en justicia contemplaré tu rostro;
al despertar, me saciaré cuando contemple tu imagen[l].


Footnotes:
a.Salmos 17:2 Lit., juicio
b.Salmos 17:2 O, equidad
c.Salmos 17:3 O, nada de engaño hallaste en mí;
d.Salmos 17:3 Lit., no haga transgresión
e.Salmos 17:5 O, huellas
f.Salmos 17:7 U, oh Salvador de
g.Salmos 17:7 O, de los que a tu diestra
h.Salmos 17:8 Lit., la pupila, la niña del ojo
i.Salmos 17:10 Lit., grasa
j.Salmos 17:14 O, cuya porción en la vida es del mundo
k.Salmos 17:14 O, se sacian
l.Salmos 17:15 O, semejanza