Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > perfecto

mariaeudes

Publicado hace 1765 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 37 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 37 La Biblia de las Américas (LBLA)

El justo y el problema del mal

Salmo de David.


1 No te irrites a causa de los malhechores;
no tengas envidia de los que practican la iniquidad.

2
Porque como la hierba pronto se secarán[a],
y se marchitarán como la hierba verde.

3
Confía en el Señor, y haz el bien;
habita en la tierra, y cultiva la[b] fidelidad.

4
Pon tu delicia en el Señor,
y El te dará las peticiones de tu corazón.

5
Encomienda al Señor tu camino,
confía en El, que El actuará;

6
hará resplandecer[c] tu justicia como la luz,
y tu derecho[d] como el mediodía.

7
Confía callado en[e] el Señor y espérale con paciencia;
no te irrites a causa del que prospera en su camino,
por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.

8
Deja la ira y abandona el furor;
no te irrites, sólo harías lo malo.

9
Porque los malhechores serán exterminados,
mas los que esperan en el Señor poseerán la tierra.

10
Un poco más y no existirá el impío;
buscarás con cuidado su[f] lugar, pero él no estará allí.

11
Mas los humildes poseerán la tierra,
y se deleitarán en abundante prosperidad[g].

12
El impío trama contra el justo,
y contra él rechina sus dientes.

13
El Señor se ríe de él,
porque ve que su día se acerca.

14
Los impíos han sacado la espada y entesado el arco,
para abatir al afligido y al necesitado,
para matar a los de recto proceder.

15
Su espada penetrará en su propio corazón,
y sus arcos serán quebrados.

16
Mejor es lo poco del justo
que la abundancia de muchos impíos.

17
Porque los brazos de los impíos serán quebrados;
mas el Señor sostiene a los justos.

18
El Señor conoce los días de los íntegros[h],
y su herencia será perpetua.

19
No serán avergonzados en el tiempo malo,
y en días de hambre se saciarán.

20
Pero los impíos perecerán,
y los enemigos del Señor serán como la hermosura[i] de los prados[j];
desaparecen, se desvanecen como el humo.

21
El impío pide prestado y no paga,
mas el justo es compasivo y da.

22
Porque los que son bendecidos por el Señor[k] poseerán la tierra,
pero los maldecidos por El serán exterminados.

23
Por el Señor son ordenados[l] los pasos del hombre,
y el Señor[m] se deleita en su camino.

24
Cuando caiga, no quedará derribado,
porque el Señor sostiene[n] su mano.

25
Yo fui joven, y ya soy viejo,
y no he visto al justo desamparado,
ni a su descendencia[o] mendigando pan.

26
Todo el día[p] es compasivo y presta,
y su descendencia[q] es para bendición.

27
Apártate del mal y haz el bien,
y tendrás morada para siempre.

28
Porque el Señor ama la justicia[r],
y no abandona a sus santos;
ellos son preservados para siempre,
pero la descendencia[s] de los impíos será exterminada.

29
Los justos poseerán la tierra,
y para siempre morarán en ella.

30
La boca del justo profiere sabiduría
y su lengua habla rectitud.

31
La ley de su Dios está en su corazón;
no vacilan sus pasos.

32
El impío acecha al justo
y procura matarlo.

33
El Señor no dejará al justo[t] en sus manos,
ni permitirá que lo condenen cuando sea juzgado.

34
Espera en el Señor y guarda su camino,
y El te exaltará para que poseas la tierra;
cuando los impíos sean exterminados, tú lo verás.

35
He visto al impío, violento[u],
extenderse como frondoso árbol en su propio suelo[v].

36
Luego pasó[w], y he aquí, ya no estaba;
lo busqué, pero no se le halló.

37
Observa al que es íntegro[x], mira al que es recto;
porque el hombre de paz tendrá descendencia[y].

38
Pero los transgresores serán destruidos a una;
la posteridad de los impíos será exterminada.

39
Mas la salvación de los justos viene del Señor;
El es su fortaleza en el tiempo de la angustia.

40
El Señor los ayuda y los libra;
los libra de los impíos y los salva,
porque en El se refugian.


Footnotes:
a.Salmos 37:2 O, serán cortados
b.Salmos 37:3 O, apaciéntate en su
c.Salmos 37:6 Lit., hará salir
d.Salmos 37:6 O, juicio
e.Salmos 37:7 O, Aguarda en silencio ante
f.Salmos 37:10 O, en su
g.Salmos 37:11 O, paz
h.Salmos 37:18 O, perfectos
i.Salmos 37:20 I.e., las flores
j.Salmos 37:20 Algunas versiones dicen: el sebo de los carneros
k.Salmos 37:22 Lit., El
l.Salmos 37:23 O, afirmados
m.Salmos 37:23 O, y El
n.Salmos 37:24 O, le sostiene con
o.Salmos 37:25 Lit., su simiente
p.Salmos 37:26 O, En todo tiempo
q.Salmos 37:26 Lit., simiente
r.Salmos 37:28 Lit., el juicio
s.Salmos 37:28 Lit., simiente
t.Salmos 37:33 Lit., no lo dejará
u.Salmos 37:35 O, poderoso
v.Salmos 37:35 La versión gr. (Sept.) dice: levantarse como los cedros del Líbano
w.Salmos 37:36 Algunas versiones antiguas dicen: pasé
x.Salmos 37:37 O, perfecto
y.Salmos 37:37 Lit., posteridad