Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > padres

mariaeudes

Publicado hace 1887 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 22 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 22 La Biblia de las Américas (LBLA)

Grito de angustia y canto de alabanza

Para el director del coro; sobre ajelet-hasahar[a]. Salmo de David.


1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
¿Por qué estás tan lejos de mi salvación[b] y de[c] las palabras de mi clamor[d]?

2
Dios mío, de día clamo y no respondes;
y de noche, pero no hay para mí reposo[e].

3
Sin embargo, tú eres santo,
que habitas entre las alabanzas de Israel.

4
En ti confiaron nuestros padres;
confiaron, y tú los libraste.

5
A ti clamaron, y fueron librados;
en ti confiaron, y no fueron decepcionados[f].

6
Pero yo soy gusano, y no hombre;
oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

7
Todos los que me ven, de mí se burlan;
hacen muecas[g] con los labios, menean la cabeza, diciendo:

8
Que se encomiende[h] al Señor; que El lo libre,
que El lo rescate, puesto que en El se deleita.

9
Porque tú me sacaste del seno materno;
me hiciste confiar desde[i] los pechos de mi madre.

10
A ti fui entregado[j] desde mi nacimiento[k];
desde el vientre de mi madre tú eres mi Dios.

11
No estés lejos de mí, porque la angustia está cerca,
pues no hay quien ayude.

12
Muchos toros me han rodeado;
toros fuertes de Basán me han cercado.

13
Avidos abren su boca contra mí,
como león rapaz y rugiente.

14
Soy derramado como agua,
y todos mis huesos están descoyuntados;
mi corazón es como cera;
se derrite en medio de mis entrañas.

15
Como un tiesto se ha secado mi vigor,
y la lengua se me pega al paladar[l],
y me has puesto en el polvo de la muerte.

16
Porque perros me han rodeado;
me ha cercado cuadrilla[m] de malhechores;
me horadaron las manos y los pies[n].

17
Puedo contar todos mis huesos.
Ellos me miran, me observan;

18
reparten mis vestidos entre sí,
y sobre mi ropa echan suertes.

19
Pero tú, oh Señor, no estés lejos;
fuerza mía, apresúrate a socorrerme.

20
Libra mi alma[o] de la espada,
mi única vida de las garras del perro.

21
Sálvame de la boca del león
y de los cuernos de los búfalos; respóndeme[p].

22
Hablaré de tu nombre a mis hermanos;
en medio de la congregación te alabaré.

23
Los que teméis al Señor, alabadle;
descendencia[q] toda de Jacob, glorificadle,
temedle[r], descendencia[s] toda de Israel.

24
Porque El no ha despreciado ni aborrecido la aflicción del angustiado,
ni le ha escondido su rostro;
sino que cuando clamó al Señor[t], lo escuchó.

25
De ti viene mi alabanza en la gran congregación;
mis votos cumpliré delante de los que le temen.

26
Los pobres[u] comerán y se saciarán;
los que buscan al Señor, le alabarán.
¡Viva vuestro corazón para siempre!

27
Todos los términos de la tierra se acordarán y se volverán al Señor,
y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti[v].

28
Porque del Señor es el reino,
y El gobierna las naciones.

29
Todos los grandes[w] de la tierra comerán y adorarán;
se postrarán ante El todos los que descienden al polvo,
aun aquel que no puede conservar[x] viva su alma.

30
La posteridad[y] le servirá;
esto se dirá del Señor hasta la generación venidera.

31
Vendrán y anunciarán su justicia;
a un pueblo por nacer, anunciarán que El ha hecho esto.


Footnotes:
a.Salmos 22:1 Lit., la cierva de la aurora
b.Salmos 22:1 O, victoria
c.Salmos 22:1 O, Lejos de mi salvación están
d.Salmos 22:1 Lit., rugido
e.Salmos 22:2 Lit., silencio
f.Salmos 22:5 O, avergonzados
g.Salmos 22:7 Lit., abren
h.Salmos 22:8 Otra posible lectura es: Encomiéndate
i.Salmos 22:9 Lit., sobre
j.Salmos 22:10 Lit., Sobre ti fui echado
k.Salmos 22:10 Lit., la matriz
l.Salmos 22:15 Lit., a las mandíbulas
m.Salmos 22:16 O, asamblea
n.Salmos 22:16 Otra posible lectura es: como león, mis manos y mis pies
o.Salmos 22:20 O, vida
p.Salmos 22:21 Lit., me has respondido
q.Salmos 22:23 Lit., simiente
r.Salmos 22:23 Lit., temed delante de El
s.Salmos 22:23 Lit., simiente
t.Salmos 22:24 Lit., a El
u.Salmos 22:26 O, afligidos
v.Salmos 22:27 Algunas versiones dicen: El
w.Salmos 22:29 Lit., gordos o prósperos
x.Salmos 22:29 O, no conservó
y.Salmos 22:30 Lit., Una simiente