Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > ojos

mariaeudes

Publicado hace 1853 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 6 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 6 La Biblia de las Américas (LBLA)

Oración pidiendo misericordia en la prueba

Para el director del coro; con instrumentos de cuerda, sobre una lira de ocho cuerdas[a]. Salmo de David.


1 Señor, no me reprendas en tu ira,
ni me castigues en tu furor.

2
Ten piedad de mí, Señor, pues languidezco[b];
sáname, Señor, porque mis huesos se estremecen.

3
Mi alma también está muy angustiada;
y tú, oh Señor, ¿hasta cuándo?

4
Vuélvete, Señor, rescata mi alma[c];
sálvame por tu misericordia.

5
Porque no hay en la muerte memoria de ti;
en el Seol[d], ¿quién te dará gracias?

6
Cansado estoy de mis gemidos;
todas las noches inundo de llanto mi lecho[e],
con mis lágrimas riego[f] mi cama.

7
Se consumen de sufrir mis ojos[g];
han envejecido[h] a causa de todos mis adversarios.

8
Apartaos de mí, todos los que hacéis iniquidad,
porque el Señor ha oído la voz de mi llanto.

9
El Señor ha escuchado mi súplica;
el Señor recibe mi oración.

10
Todos mis enemigos serán avergonzados y se turbarán en gran manera;
se volverán[i], y de repente serán avergonzados.


Footnotes:
a.Salmos 6:1 O, en una octava más baja; heb., Seminit
b.Salmos 6:2 O, estoy enfermo, o, sin fuerzas
c.Salmos 6:4 O, vida
d.Salmos 6:5 I.e., región de los muertos
e.Salmos 6:6 Lit., hago nadar mi cama
f.Salmos 6:6 Lit., disuelvo
g.Salmos 6:7 Lit., Gastado está mi ojo
h.Salmos 6:7 Lit., ha envejecido
i.Salmos 6:10 O, nuevamente

Ojos Llanto Lágrimas

Comentar
Crea tu colección de placas

mariaeudes

Publicado hace 1854 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 31 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 31 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmo de súplica y alabanza

Para el director del coro. Salmo de David.


1 En ti, oh Señor, me refugio;
jamás sea yo avergonzado;
líbrame en tu justicia.

2
Inclina a mí tu oído, rescátame pronto;
sé para mí roca fuerte[a],
fortaleza para salvarme.

3
Porque tú eres mi roca[b] y mi fortaleza,
y por amor de tu nombre me conducirás y me guiarás.

4
Me sacarás de la red que en secreto me han tendido;
porque tú eres mi refugio[c].

5
En tu mano encomiendo mi espíritu;
tú me has redimido, oh Señor, Dios de verdad[d].

6
Aborrezco[e] a los que confían en ídolos vanos[f];
mas yo confío en el Señor.

7
Me gozaré y me alegraré en tu misericordia,
porque tú has visto mi aflicción;
has conocido las angustias de mi alma,

8
y no me has entregado en manos del enemigo;
tú has puesto mis pies en lugar espacioso.

9
Ten piedad de mí, oh Señor, porque estoy en angustia;
se consumen de sufrir mis ojos, mi alma y mis entrañas.

10
Pues mi vida se gasta en tristeza,
y mis años en suspiros;
mis fuerzas se agotan a causa de mi iniquidad,
y se ha consumido mi cuerpo[g].

11
A causa de todos mis adversarios, he llegado a ser objeto de oprobio,
especialmente para mis vecinos,
y causa de espanto para mis conocidos;
los que me ven en la calle huyen de mí.

12
Como un muerto soy olvidado, sin ser recordado[h],
soy semejante a un vaso roto.

13
Porque he oído la calumnia[i] de muchos,
el terror está por todas partes;
mientras traman juntos contra mí,
planean quitarme la vida.

14
Pero yo, oh Señor, en ti confío;
digo: Tú eres mi Dios.

15
En tu mano están mis años[j];
líbrame de la mano de mis enemigos, y de los que me persiguen.

16
Haz resplandecer tu rostro sobre tu siervo;
sálvame en tu misericordia.

17
Oh Señor, no sea yo avergonzado, porque a ti clamo;
sean avergonzados los impíos; que desciendan en silencio al Seol[k].

18
Enmudezcan los labios mentirosos,
que arrogantes hablan contra el justo
con soberbia y desprecio.

19
¡Cuán grande es tu bondad,
que has guardado para los que te temen,
que has obrado para los que en ti se refugian,
delante de los hijos de los hombres!

20
De las conspiraciones de los hombres tú los escondes en lo secreto de tu presencia;
en un refugio[l] los pondrás a cubierto de los enredos[m] de las lenguas.

21
Bendito sea el Señor,
porque ha hecho maravillosa su misericordia para mí en ciudad asediada[n].

22
Y yo alarmado[o], decía:
¡Cortado soy de delante de tus ojos!
Empero tú oíste la voz de mis súplicas
cuando a ti clamaba.

23
¡Amad al Señor, todos sus santos!
El Señor preserva a los fieles,
y retribuye plenamente a los que obran con soberbia.

24
Esforzaos, y aliéntese vuestro corazón,
todos vosotros que esperáis en el[p] Señor.


Footnotes:
a.Salmos 31:2 O, roca de refugio
b.Salmos 31:3 O, peñón
c.Salmos 31:4 O, fortaleza
d.Salmos 31:5 O, fidelidad
e.Salmos 31:6 Algunas versiones antiguas dicen: Tú aborreces
f.Salmos 31:6 O, vanidades huecas
g.Salmos 31:10 O, mis huesos
h.Salmos 31:12 Lit., del corazón
i.Salmos 31:13 Lit., murmuración
j.Salmos 31:15 Lit., tiempos
k.Salmos 31:17 I.e., región de los muertos
l.Salmos 31:20 O, pabellón
m.Salmos 31:20 O, las contiendas
n.Salmos 31:21 O, fortificada
o.Salmos 31:22 O, Y en mi premura
p.Salmos 31:24 O, esperáis al