Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > bienaventurado

mariaeudes

Publicado hace 1764 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 40 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 40 La Biblia de las Américas (LBLA)

Dios sustenta a su siervo

Para el director del coro. Salmo de David.


1 Al Señor esperé pacientemente,
y El se inclinó a mí y oyó mi clamor.

2
Me sacó del hoyo de la destrucción, del lodo cenagoso;
asentó mis pies sobre una roca[a] y afirmó mis pasos.

3
Puso en mi boca un cántico nuevo, un canto de alabanza a nuestro Dios;
muchos verán esto, y temerán,
y confiarán en el Señor.

4
Cuán bienaventurado es el hombre que ha puesto en el Señor su confianza[b],
y no se ha vuelto a los soberbios ni a los que caen en falsedad.

5
Muchas son, Señor, Dios mío, las maravillas que tú has hecho,
y muchos tus designios[c] para con nosotros;
nadie hay que se compare contigo;
si los anunciara, y hablara de ellos,
no podrían ser enumerados[d].

6
Sacrificio[e] y ofrenda de cereal no has deseado;
has abierto[f] mis oídos;
holocausto y ofrenda por el pecado[g] no has requerido.

7
Entonces dije: He aquí, vengo;
en el rollo del libro está escrito de[h] mí;

8
me deleito en hacer tu voluntad, Dios mío;
tu ley está dentro de mi corazón[i].

9
He proclamado buenas nuevas de justicia en la gran congregación;
he aquí, no refrenaré mis labios,
oh Señor, tú lo sabes.

10
No he escondido tu justicia dentro de mi corazón;
he proclamado tu fidelidad y tu salvación;
no he ocultado a la gran congregación tu misericordia y tu fidelidad[j].

11
Tú, oh Señor, no retengas tu compasión[k] de mí;
tu misericordia y tu fidelidad me guarden continuamente,

12
porque me rodean males sin número;
mis iniquidades me han alcanzado, y no puedo ver;
son más numerosas que los cabellos de mi cabeza,
y el corazón me falla[l].

13
Ten a bien, oh Señor, libertarme;
apresúrate, Señor, a socorrerme.

14
Sean avergonzados y humillados a una
los que buscan mi vida[m] para destruirla;
sean vueltos atrás y cubiertos de ignominia
los que se complacen en mi mal[n].

15
Queden atónitos a causa de su vergüenza
los que me dicen: ¡Ajá, ajá!

16
Regocíjense y alégrense en ti todos los que te buscan;
que digan continuamente: ¡Engrandecido sea el Señor!
los que aman tu salvación.

17
Por cuanto yo estoy afligido y necesitado,
el Señor me tiene en cuenta.
Tú eres mi socorro y mi libertador;
Dios mío, no te tardes.


Footnotes:
a.Salmos 40:2 O, un peñón
b.Salmos 40:4 O, que ha hecho al Señor su confianza
c.Salmos 40:5 O, pensamientos
d.Salmos 40:5 Lit., serían demasiados para contar
e.Salmos 40:6 I.e., Sacrificio de sangre
f.Salmos 40:6 O, perforado
g.Salmos 40:6 O, de expiación
h.Salmos 40:7 O, se ha ordenado para
i.Salmos 40:8 Lit., de mis entrañas
j.Salmos 40:10 O, verdad
k.Salmos 40:11 Lit., tus compasiones
l.Salmos 40:12 Lit., abandona
m.Salmos 40:14 Lit., alma