Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > abundancia

mariaeudes

Publicado hace 1848 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 5 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 5 La Biblia de las Américas (LBLA)

Oración pidiendo protección de los malos

Para el director del coro; para acompañamiento de flauta[a]. Salmo de David.


1 Escucha mis palabras, oh Señor;
considera mi lamento[b].

2
Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío,
porque es a ti a quien oro.

3
Oh Señor, de mañana oirás mi voz;
de mañana presentaré[c] mi oración[d] a ti,
y con ansias esperaré.

4
Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad;
el mal no mora[e] contigo.

5
Los que se ensalzan no estarán delante de tus ojos;
aborreces a todos los que hacen iniquidad.

6
Destruyes a los que hablan falsedad;
el Señor abomina al hombre sanguinario y engañador[f].

7
Mas yo, por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa;
me postraré en[g] tu santo templo con reverencia[h].

8
Señor, guíame en tu justicia por causa de mis enemigos[i];
allana[j] delante de mí tu camino.

9
Porque no hay sinceridad en lo que dicen[k];
destrucción son sus entrañas,
sepulcro abierto es su garganta;
con su lengua hablan lisonjas[l].

10
Tenlos por culpables, oh Dios;
¡que caigan por sus mismas intrigas!
Echalos fuera por la multitud de sus transgresiones,
porque se rebelan contra ti.

11
Pero alégrense todos los que en ti se refugian;
para siempre canten con júbilo,
porque tú los proteges[m];
regocíjense en ti los que aman tu nombre.

12
Porque tú, oh Señor, bendices al justo,
como con un escudo lo rodeas de tu favor.


Footnotes:
a.Salmos 5:1 Heb., Nehilot
b.Salmos 5:1 O, meditación
c.Salmos 5:3 Lit., ordenaré
d.Salmos 5:3 O, mi sacrificio
e.Salmos 5:4 Lit., no se hospeda
f.Salmos 5:6 O, de sangre y de engaño
g.Salmos 5:7 O, hacia
h.Salmos 5:7 Lit., con tu temor
i.Salmos 5:8 O, los que me asechan
j.Salmos 5:8 O, endereza