Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > Lágrimas

mariaeudes

Publicado hace 1848 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 6 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 6 La Biblia de las Américas (LBLA)

Oración pidiendo misericordia en la prueba

Para el director del coro; con instrumentos de cuerda, sobre una lira de ocho cuerdas[a]. Salmo de David.


1 Señor, no me reprendas en tu ira,
ni me castigues en tu furor.

2
Ten piedad de mí, Señor, pues languidezco[b];
sáname, Señor, porque mis huesos se estremecen.

3
Mi alma también está muy angustiada;
y tú, oh Señor, ¿hasta cuándo?

4
Vuélvete, Señor, rescata mi alma[c];
sálvame por tu misericordia.

5
Porque no hay en la muerte memoria de ti;
en el Seol[d], ¿quién te dará gracias?

6
Cansado estoy de mis gemidos;
todas las noches inundo de llanto mi lecho[e],
con mis lágrimas riego[f] mi cama.

7
Se consumen de sufrir mis ojos[g];
han envejecido[h] a causa de todos mis adversarios.

8
Apartaos de mí, todos los que hacéis iniquidad,
porque el Señor ha oído la voz de mi llanto.

9
El Señor ha escuchado mi súplica;
el Señor recibe mi oración.

10
Todos mis enemigos serán avergonzados y se turbarán en gran manera;
se volverán[i], y de repente serán avergonzados.


Footnotes:
a.Salmos 6:1 O, en una octava más baja; heb., Seminit
b.Salmos 6:2 O, estoy enfermo, o, sin fuerzas
c.Salmos 6:4 O, vida
d.Salmos 6:5 I.e., región de los muertos
e.Salmos 6:6 Lit., hago nadar mi cama
f.Salmos 6:6 Lit., disuelvo
g.Salmos 6:7 Lit., Gastado está mi ojo
h.Salmos 6:7 Lit., ha envejecido
i.Salmos 6:10 O, nuevamente

Ojos Llanto Lágrimas

Comentar