Descubrir
Comienza una colección Buscar
Salmos

David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam.

Legado de David

La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas.

El libro de Salmos
En la Biblia

Salmos

1 contribuyeron 8 participando + Info

Salmos David (hebreo: דָּוִד, «el amado» o «el elegido de Dios»; c. 1040-966 a.E.C.) fue un rey israelita, sucesor del rey Saúl y el segundo monarca del Reino de Israel, logrando unificar su territorio e incluso expandirlo, de modo de comprender las ciudades de Jerusalén y Samaria, Petra, Zabah y Damasco. La historia de David figura en la Biblia, en los Libros del profeta Samuel y en el Libro de los Salmos. David fue uno de los grandes gobernantes de Israel y padre de otro de ellos, Salomón. Es venerado como rey y profeta en el judaísmo, el cristianismo (católicos el 29 de diciembre) y el islam. Legado de David La exultante vida y los hechos de David, son objeto de estudios por parte de religiosos de todos los credos monoteístas. El libro de Salmos En la Biblia

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Salmos > Dios

mariaeudes

Publicado hace 1820 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 4 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 4 La Biblia de las Américas (LBLA)

Oración vespertina de confianza en Dios

Para el director del coro[a]; para instrumentos de cuerda.
Salmo de David.


1 Cuando clamo, respóndeme, oh Dios de mi justicia.
En la angustia me has aliviado[b];
ten piedad de mí, escucha mi oración.

2
Hijos de hombres, ¿hasta cuándo cambiaréis mi honra[c] en deshonra?
¿Hasta cuándo amaréis la vanidad[d] y buscaréis la mentira? (Selah[e])

3
Sabed, pues, que el Señor ha apartado[f] al piadoso para sí;
el Señor oye cuando a El clamo.

4
Temblad[g], y[h] no pequéis;
meditad[i] en vuestro corazón sobre vuestro lecho, y callad. (Selah)

5
Ofreced sacrificios de justicia,
y confiad en el Señor.

6
Muchos dicen: ¿Quién nos mostrará el bien?
¡Alza, oh Señor, sobre nosotros la luz de tu rostro!

7
Alegría pusiste en mi corazón,
mayor que la de ellos cuando abundan su grano y su mosto.

8
En paz me acostaré y así también[j] dormiré;
porque sólo tú, Señor, me haces habitar seguro.


Footnotes:
a.Salmos 4:1 I.e., Que pertenece a la antología del director del coro
b.Salmos 4:1 Lit., me has hecho lugar
c.Salmos 4:2 O, gloria
d.Salmos 4:2 O, lo que no es de valor
e.Salmos 4:2 Posiblemente, Pausa, Crescendo, o Interludio
f.Salmos 4:3 Una variante es: ha tratado en forma maravillosa
g.Salmos 4:4 I.e., de ira o temor
h.Salmos 4:4 O, pero
i.Salmos 4:4 Lit., decid
j.Salmos 4:8 O, al mismo tiempo

Dios piedad David

Comentar
Crea tu colección de placas

mariaeudes

Publicado hace 1821 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 37 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 37 La Biblia de las Américas (LBLA)

El justo y el problema del mal

Salmo de David.


1 No te irrites a causa de los malhechores;
no tengas envidia de los que practican la iniquidad.

2
Porque como la hierba pronto se secarán[a],
y se marchitarán como la hierba verde.

3
Confía en el Señor, y haz el bien;
habita en la tierra, y cultiva la[b] fidelidad.

4
Pon tu delicia en el Señor,
y El te dará las peticiones de tu corazón.

5
Encomienda al Señor tu camino,
confía en El, que El actuará;

6
hará resplandecer[c] tu justicia como la luz,
y tu derecho[d] como el mediodía.

7
Confía callado en[e] el Señor y espérale con paciencia;
no te irrites a causa del que prospera en su camino,
por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.

8
Deja la ira y abandona el furor;
no te irrites, sólo harías lo malo.

9
Porque los malhechores serán exterminados,
mas los que esperan en el Señor poseerán la tierra.

10
Un poco más y no existirá el impío;
buscarás con cuidado su[f] lugar, pero él no estará allí.

11
Mas los humildes poseerán la tierra,
y se deleitarán en abundante prosperidad[g].

12
El impío trama contra el justo,
y contra él rechina sus dientes.

13
El Señor se ríe de él,
porque ve que su día se acerca.

14
Los impíos han sacado la espada y entesado el arco,
para abatir al afligido y al necesitado,
para matar a los de recto proceder.

15
Su espada penetrará en su propio corazón,
y sus arcos serán quebrados.

16
Mejor es lo poco del justo
que la abundancia de muchos impíos.

17
Porque los brazos de los impíos serán quebrados;
mas el Señor sostiene a los justos.

18
El Señor conoce los días de los íntegros[h],
y su herencia será perpetua.

19
No serán avergonzados en el tiempo malo,
y en días de hambre se saciarán.

20
Pero los impíos perecerán,
y los enemigos del Señor serán como la hermosura[i] de los prados[j];
desaparecen, se desvanecen como el humo.

21
El impío pide prestado y no paga,
mas el justo es compasivo y da.

22
Porque los que son bendecidos por el Señor[k] poseerán la tierra,
pero los maldecidos por El serán exterminados.

23
Por el Señor son ordenados[l] los pasos del hombre,
y el Señor[m] se deleita en su camino.

24
Cuando caiga, no quedará derribado,
porque el Señor sostiene[n] su mano.

25
Yo fui joven, y ya soy viejo,
y no he visto al justo desamparado,
ni a su descendencia[o] mendigando pan.

26
Todo el día[p] es compasivo y presta,
y su descendencia[q] es para bendición.

27
Apártate del mal y haz el bien,
y tendrás morada para siempre.

28
Porque el Señor ama la justicia[r],
y no abandona a sus santos;
ellos son preservados para siempre,
pero la descendencia[s] de los impíos será exterminada.

29
Los justos poseerán la tierra,
y para siempre morarán en ella.

30
La boca del justo profiere sabiduría
y su lengua habla rectitud.

31
La ley de su Dios está en su corazón;
no vacilan sus pasos.

32
El impío acecha al justo
y procura matarlo.

33
El Señor no dejará al justo[t] en sus manos,
ni permitirá que lo condenen cuando sea juzgado.

34
Espera en el Señor y guarda su camino,
y El te exaltará para que poseas la tierra;
cuando los impíos sean exterminados, tú lo verás.

35
He visto al impío, violento[u],
extenderse como frondoso árbol en su propio suelo[v].

36
Luego pasó[w], y he aquí, ya no estaba;
lo busqué, pero no se le halló.

37
Observa al que es íntegro[x], mira al que es recto;
porque el hombre de paz tendrá descendencia[y].

38
Pero los transgresores serán destruidos a una;
la posteridad de los impíos será exterminada.

39
Mas la salvación de los justos viene del Señor;
El es su fortaleza en el tiempo de la angustia.

40
El Señor los ayuda y los libra;
los libra de los impíos y los salva,
porque en El se refugian.


Footnotes:
a.Salmos 37:2 O, serán cortados
b.Salmos 37:3 O, apaciéntate en su
c.Salmos 37:6 Lit., hará salir
d.Salmos 37:6 O, juicio
e.Salmos 37:7 O, Aguarda en silencio ante
f.Salmos 37:10 O, en su
g.Salmos 37:11 O, paz
h.Salmos 37:18 O, perfectos
i.Salmos 37:20 I.e., las flores
j.Salmos 37:20 Algunas versiones dicen: el sebo de los carneros
k.Salmos 37:22 Lit., El
l.Salmos 37:23 O, afirmados
m.Salmos 37:23 O, y El
n.Salmos 37:24 O, le sostiene con
o.Salmos 37:25 Lit., su simiente
p.Salmos 37:26 O, En todo tiempo
q.Salmos 37:26 Lit., simiente
r.Salmos 37:28 Lit., el juicio
s.Salmos 37:28 Lit., simiente
t.Salmos 37:33 Lit., no lo dejará
u.Salmos 37:35 O, poderoso
v.Salmos 37:35 La versión gr. (Sept.) dice: levantarse como los cedros del Líbano
w.Salmos 37:36 Algunas versiones antiguas dicen: pasé
x.Salmos 37:37 O, perfecto
y.Salmos 37:37 Lit., posteridad

mariaeudes

Publicado hace 1821 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 32 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 32 La Biblia de las Américas (LBLA)

Bienaventuranza del perdonado

Salmo de David. Masquil[a].


1 ¡Cuán bienaventurado es aquel cuya transgresión es perdonada,
cuyo pecado es cubierto!

2
¡Cuán bienaventurado es el hombre a quien el Señor no culpa de iniquidad,
y en cuyo espíritu no hay engaño!

3
Mientras callé mi pecado, mi cuerpo[b] se consumió
con mi gemir[c] durante todo el día.

4
Porque día y noche tu mano pesaba sobre mí;
mi vitalidad se desvanecía con el calor del verano[d]. (Selah[e])

5
Te manifesté mi pecado,
y no encubrí mi iniquidad.
Dije: Confesaré mis transgresiones al Señor;
y tú perdonaste la culpa[f] de mi pecado. (Selah)

6
Por eso, que todo santo ore a ti en el tiempo en que puedas ser hallado[g];
ciertamente, en la inundación de muchas aguas, no llegarán éstas a él.

7
Tú eres mi escondedero[h]; de la angustia me preservarás;
con cánticos[i] de liberación me rodearás. (Selah)

8
Yo te haré saber y te enseñaré el camino en que debes andar;
te aconsejaré con mis ojos puestos en ti.

9
No seas como el caballo o como el mulo, que no tienen entendimiento;
cuyos arreos incluyen brida y freno para sujetarlos,
porque si no, no se acercan a ti.

10
Muchos son los dolores del impío,
pero al que confía en el Señor, la misericordia lo rodeará.

11
Alegraos en el Señor y regocijaos, justos;
dad voces de júbilo, todos los rectos de corazón.


Footnotes:
a.Salmos 32:1 Posiblemente, Salmo didáctico, o contemplativo
b.Salmos 32:3 O, mis huesos
c.Salmos 32:3 Lit., rugir
d.Salmos 32:4 Lit., mi savia vital se convirtió en la sequía del verano
e.Salmos 32:4 Posiblemente, Pausa, Crescendo, o Interludio
f.Salmos 32:5 O, iniquidad
g.Salmos 32:6 Lit., en el tiempo de hallar
h.Salmos 32:7 O, refugio
i.Salmos 32:7 O, gritos

interludio tiempo Dios

Comentar

mariaeudes

Publicado hace 1823 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 22 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 22 La Biblia de las Américas (LBLA)

Grito de angustia y canto de alabanza

Para el director del coro; sobre ajelet-hasahar[a]. Salmo de David.


1 Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
¿Por qué estás tan lejos de mi salvación[b] y de[c] las palabras de mi clamor[d]?

2
Dios mío, de día clamo y no respondes;
y de noche, pero no hay para mí reposo[e].

3
Sin embargo, tú eres santo,
que habitas entre las alabanzas de Israel.

4
En ti confiaron nuestros padres;
confiaron, y tú los libraste.

5
A ti clamaron, y fueron librados;
en ti confiaron, y no fueron decepcionados[f].

6
Pero yo soy gusano, y no hombre;
oprobio de los hombres, y despreciado del pueblo.

7
Todos los que me ven, de mí se burlan;
hacen muecas[g] con los labios, menean la cabeza, diciendo:

8
Que se encomiende[h] al Señor; que El lo libre,
que El lo rescate, puesto que en El se deleita.

9
Porque tú me sacaste del seno materno;
me hiciste confiar desde[i] los pechos de mi madre.

10
A ti fui entregado[j] desde mi nacimiento[k];
desde el vientre de mi madre tú eres mi Dios.

11
No estés lejos de mí, porque la angustia está cerca,
pues no hay quien ayude.

12
Muchos toros me han rodeado;
toros fuertes de Basán me han cercado.

13
Avidos abren su boca contra mí,
como león rapaz y rugiente.

14
Soy derramado como agua,
y todos mis huesos están descoyuntados;
mi corazón es como cera;
se derrite en medio de mis entrañas.

15
Como un tiesto se ha secado mi vigor,
y la lengua se me pega al paladar[l],
y me has puesto en el polvo de la muerte.

16
Porque perros me han rodeado;
me ha cercado cuadrilla[m] de malhechores;
me horadaron las manos y los pies[n].

17
Puedo contar todos mis huesos.
Ellos me miran, me observan;

18
reparten mis vestidos entre sí,
y sobre mi ropa echan suertes.

19
Pero tú, oh Señor, no estés lejos;
fuerza mía, apresúrate a socorrerme.

20
Libra mi alma[o] de la espada,
mi única vida de las garras del perro.

21
Sálvame de la boca del león
y de los cuernos de los búfalos; respóndeme[p].

22
Hablaré de tu nombre a mis hermanos;
en medio de la congregación te alabaré.

23
Los que teméis al Señor, alabadle;
descendencia[q] toda de Jacob, glorificadle,
temedle[r], descendencia[s] toda de Israel.

24
Porque El no ha despreciado ni aborrecido la aflicción del angustiado,
ni le ha escondido su rostro;
sino que cuando clamó al Señor[t], lo escuchó.

25
De ti viene mi alabanza en la gran congregación;
mis votos cumpliré delante de los que le temen.

26
Los pobres[u] comerán y se saciarán;
los que buscan al Señor, le alabarán.
¡Viva vuestro corazón para siempre!

27
Todos los términos de la tierra se acordarán y se volverán al Señor,
y todas las familias de las naciones adorarán delante de ti[v].

28
Porque del Señor es el reino,
y El gobierna las naciones.

29
Todos los grandes[w] de la tierra comerán y adorarán;
se postrarán ante El todos los que descienden al polvo,
aun aquel que no puede conservar[x] viva su alma.

30
La posteridad[y] le servirá;
esto se dirá del Señor hasta la generación venidera.

31
Vendrán y anunciarán su justicia;
a un pueblo por nacer, anunciarán que El ha hecho esto.


Footnotes:
a.Salmos 22:1 Lit., la cierva de la aurora
b.Salmos 22:1 O, victoria
c.Salmos 22:1 O, Lejos de mi salvación están
d.Salmos 22:1 Lit., rugido
e.Salmos 22:2 Lit., silencio
f.Salmos 22:5 O, avergonzados
g.Salmos 22:7 Lit., abren
h.Salmos 22:8 Otra posible lectura es: Encomiéndate
i.Salmos 22:9 Lit., sobre
j.Salmos 22:10 Lit., Sobre ti fui echado
k.Salmos 22:10 Lit., la matriz
l.Salmos 22:15 Lit., a las mandíbulas
m.Salmos 22:16 O, asamblea
n.Salmos 22:16 Otra posible lectura es: como león, mis manos y mis pies
o.Salmos 22:20 O, vida
p.Salmos 22:21 Lit., me has respondido
q.Salmos 22:23 Lit., simiente
r.Salmos 22:23 Lit., temed delante de El
s.Salmos 22:23 Lit., simiente
t.Salmos 22:24 Lit., a El
u.Salmos 22:26 O, afligidos
v.Salmos 22:27 Algunas versiones dicen: El
w.Salmos 22:29 Lit., gordos o prósperos
x.Salmos 22:29 O, no conservó
y.Salmos 22:30 Lit., Una simiente

mariaeudes

Publicado hace 1823 días - 0 estrellas

Premiar
Salmos 19 La Biblia de las Américas (LBLA)

Salmos 19 La Biblia de las Américas (LBLA)

Las obras y la palabra de Dios

Para el director del coro. Salmo de David.


1 Los cielos proclaman[a] la gloria de Dios,
y la expansión[b] anuncia la obra de sus manos.

2
Un día transmite el mensaje al otro día,
y una noche a la otra noche revela sabiduría.

3
No hay mensaje, no hay palabras;
no se oye su voz[c].

4
Mas por toda la tierra salió su voz[d],
y hasta los confines del mundo sus palabras.
En ellos[e] puso una tienda para el sol,

5
y éste, como un esposo que sale de su alcoba,
se regocija cual hombre fuerte al correr su carrera.

6
De un extremo de los cielos es su salida,
y su curso hasta el otro extremo[f] de ellos;
y nada hay que se esconda de su calor.



7
La ley del Señor es perfecta[g], que restaura el alma;
el testimonio del Señor es seguro, que hace sabio al sencillo.

8
Los preceptos del Señor son rectos, que alegran el corazón;
el mandamiento del Señor es puro, que alumbra los ojos.

9
El temor del Señor es limpio, que permanece para siempre;
los juicios del Señor son verdaderos, todos ellos justos;

10
deseables más que el oro; sí, más que mucho oro fino,
más dulces que la miel y que el destilar[h] del panal.

11
Además, tu siervo es amonestado por ellos;
en guardarlos hay gran recompensa.

12
¿Quién puede discernir sus propios errores?
Absuélveme de los que me son ocultos.

13
Guarda también a tu siervo de pecados de soberbia;
que no se enseñoreen de mí.
Entonces seré íntegro[i],
y seré absuelto de gran transgresión.

14
Sean gratas las palabras de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti,
oh Señor, roca mía y redentor mío.


Footnotes:
a.Salmos 19:1 O, cuentan
b.Salmos 19:1 O, el firmamento
c.Salmos 19:3 I.e., la voz de los días y de las noches
d.Salmos 19:4 Otra posible lectura es: su hilo
e.Salmos 19:4 I.e., En los cielos
f.Salmos 19:6 Lit., los extremos
g.Salmos 19:7 O, intachable
h.Salmos 19:10 O, las gotas que destilan
i.Salmos 19:13 O, perfecto

Dios oro miel dulces

Comentar