Descubrir
Comienza una colección Buscar
ॐ Aunque te escondas de los demás cuando haces algo indebido, siempre estarás tu allí siendo testigo de lo que haces ॐ

Reflexiones ,frases, cuentos ,videos para ir mas allá de la mente y ver la realidad que oculta nuestro ego.

"Se tu mismo. Comparte con los demas lo que realmente eres.No dudes nunca de tus cualidades y recuerda que siempre seras valorado por lo que eres y no por aquello que tratas ser".-.El mundo es un lugar de ecos si arrojamos ira, ira nos devuelve si damos amor, amor es lo que recibimos-.La auténtica sabiduría no se enseña, se 
aprende.

Conciencia Zen

1 contribuyeron 72 participando + Info

ॐ Aunque te escondas de los demás cuando haces algo indebido, siempre estarás tu allí siendo testigo de lo que haces ॐ Reflexiones ,frases, cuentos ,videos para ir mas allá de la mente y ver la realidad que oculta nuestro ego. "Se tu mismo. Comparte con los demas lo que realmente eres.No dudes nunca de tus cualidades y recuerda que siempre seras valorado por lo que eres y no por aquello que tratas ser".-.El mundo es un lugar de ecos si arrojamos ira, ira nos devuelve si damos amor, amor es lo que recibimos-.La auténtica sabiduría no se enseña, se aprende.

participate Deja de participar Participating
contribute Contribuye

Conciencia Zen > sabio

ConcienciaZen

Publicado hace 1999 días - 0 estrellas

Premiar
Cierto día  un sabio visitó el infierno

Cierto día, un sabio visitó el infierno. Allí, vio a mucha gente sentada en torno a una mesa ricamente servida. Estaba llena de alimentos, a cual más apetitoso y exquisito. Sin embargo, todos los comensales tenían cara de hambrientos y el gesto demacrado: Tenían que comer con palillos; pero no podían, porque eran unos palillos tan largos como un remo. Por eso, por más que estiraban su brazo, nunca conseguían llevarse nada a la boca.

Impresionado, el sabio salió del infierno y subió al cielo. Con gran asombro, vio que también allí había una mesa llena de comensales y con iguales manjares. En este caso, sin embargo, nadie tenía la cara desencajada; todos los presentes lucían un semblante alegre; respiraban salud y bienestar por los cuatro costados. Y es que, allí, en el cielo, cada cual se preocupaba de alimentar con los largos palillos al que tenía enfrente.

"DAR PARA RECIBIR"